El alma del mundo se alimenta con la felicidad de las personas.

Paulo Coelho