El amor buscado es bueno, pero el que se da sin pedirlo es mejor.

William Shakespeare