Dolor moderado indica amor; dolor en exceso, pura necedad.

William Shakespeare