Dicen que un porqué tiene un para qué.

William Shakespeare