Debo irme y vivir, o quedarme y morir.

William Shakespeare