Debes saber que no es mi interés el que sirve de guía a mi honor, sino mi honor el que dirige mi interés. Pompeyo.

William Shakespeare