El destino más elevado del ser humano es servir más que gobernar.

Albert Einstein