El desarrollo intelectual debería comenzar al nacer, y finalizar sólo con la muerte.

Albert Einstein