Dios toma siempre la forma más sencilla.

Albert Einstein