Cualquier hombre que lee mucho y utiliza muy poco su propio cerebro, cae en hábitos perezosos de pensamiento.

Albert Einstein