Cada uno obra no sólo por una coacción exterior, sino también por una necesidad interior.

Albert Einstein