La mujer ha nacido para ser amada, no para ser comprendida.

Oscar Wilde