La muerte y la vulgaridad son los dos hechos del siglo XIX que no pueden explicarse.

Oscar Wilde