La mentira, es decir, el relato de las bellas cosas falsas, constituye el fin mismo del arte.

Oscar Wilde