La marca de todo buen arte no está en que lo hecho se haga exactamente o finamente, pues la maquinaria podría hacer eso, sino en que aquella se hizo con la cabeza y el corazón del trabajador.

Oscar Wilde