La intensidad del momento se perdió en detalles vulgares.

Oscar Wilde