La ingratitud es hija de la soberbia.

Miguel de Cervantes