Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta.

Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no co - Proverbios chinos