Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.

Jesucristo

Jesucristo