Los puñales y las lanzas no son tan afilados como las lenguas.


Los puñales y las lanzas no son tan afilados como las lenguas. Proverbios malasios