La suerte nunca da; solo presta.


La suerte nunca da; solo presta. Proverbios Suecos