Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece al diablo.


Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece al diablo. Proverbios suizos