Cuando jugaba antes de retirarme, yo nunca entendía el aprecio y el respeto que la gente me dio. Me habían tratado como a un Dios o algo, y eso era muy vergonzoso.

Michael Jordan