Experiencia carece de valor ético. Es sencillamente el nombre que dan los hombres a sus errores.

Oscar Wilde