Cuántos hombres se han rendido justo en el momento en el que, con un poco más de esfuerzo y un poco más de paciencia, habrían logrado el éxito.

Elbert Hubbard