A mis jóvenes amigos por ahí: la vida puede ser grandiosa, pero no cuando tú no puedes verla. Por lo tanto, abre los ojos a la vida: mira en los vivos colores que Dios nos dio como un regalo precioso a sus hijos, disfruta la vida al máximo y haz que cuente. Di sí a la vida. -- Nancy Reagan