Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no puede incendiar el bosque. -- Muslih-Ud-Din Saadi