De padecimiento en padecimiento llegó a la convicción de que la vida es una guerra, y que en esta guerra era él el vencido. Y no teniendo más arma que el odio, resolvió aguzarle en el presidio, y llevarle consigo a su salida.

Victor Hugo