Pero, oh, cuan amargo es ver la felicidad a través de los ojos de otro hombre.

William Shakespeare