Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar.

Giovanni Papini

Giovanni Papini

Profesión: Periodista
Nacionalidad: Italiano

Sugerencias para ti :

Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial. ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora?

El poeta que estuviera satisfecho del mundo en que vive, no sería poeta.

Cuando era joven leía casi siempre para aprender; hoy, a veces, leo para olvidar.

Los groseros yerran casi siempre en sus pensamientos. La senzillez es una fuerza que vence todas las astucias.

Después de treinta años se ve de verdad lo que se vale, porque se lucha con los más jovenes. Antes de los treinta se batalla con viejos y la empresa es mas cómoda.

Cuando era joven leía casi siempre para aprender; hoy, a veces, leo para olvidad.

El Diablo no es ateo; todo lo contrario. Está convencido, aún más que nosotros, de la existencia de Dios, porque lo ha contemplado de cerca, porque lo ha visto actuar.

Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras.

Las armas son instrumentos para matar y los Gobiernos permiten que la gente las fabrique y las compre, sabiendo perfectamente que un revólver no puede usarse en modo alguno más que para matar a alguien.

El amor no es capaz de ver los lados malos de un ser; el odio no es capaz de ver los lados buenos.

El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.

La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.

Nada más común entre los hombres que el deseo de riqueza. Amontonar dinero de todos modos, aún los más infames, ha padecido, siempre la mejor y más respetable de educación.

Amar puede consistir en las palabras que hacen sangre, en el reproche, en la represión; lo que importa es la pureza de la intención.