Los recursos que pedimos al cielo, se hallan muchas veces en nuestras manos.

William Shakespeare