La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla.

David Hume