Nada es completamente erróneo, incluso un reloj descompuesto tiene razón dos veces al día.

Paulo Coelho