Mi logro más brillante fue mi habilidad para convencer a mi esposa de que se casara conmigo.

Winston Churchill