Lo que es comenzado en cólera termina en vergüenza.

Benjamin Franklin