Y para que la obra más grande y poderosa de todas se realice, una sola mente les basta a mil manos. Fausto.

Johann Wolfgang von Goethe