Perdónaselo todo a quien nada se perdona a sí mismo.

Confucio