La diferencia entre los recuerdos falsos y los verdaderos es la misma que para las joyas: siempre son los falsos los que parecen más reales, los más brillantes.

Salvador Dali