Los placeres raros son los que más nos deleitan.

Epicteto