Señora, todas las historias, sise continúan lo suficientemente lejos, terminan en muerte, y no es un relator de historias verdaderas el que no las termine así.

Ernest Hemingway