Si alguien pretende tomar el mundo y cambiarlo es improbable que lo consiga. El mundo pertenece al espíritu, por lo tanto no debe ser manipulado. Quien intenta cambiarlo lo arruina, quien pretende conservarlo lo pierde.

Lao Tzu