Sentarse a la sombra en un buen día y mirar el verdor es el refresco más perfecto.

Jane Austen