Si en algún momento he llegado a pensar que alguien podría dudar de todo esto, no ha sido por otra razón que porque esa idea llegó a mi espíritu, la idea de que quizás algún Dios había podido darme una naturaleza tal que, incluso respecto a todo aquello que me pareciese manifiesto, yo errase.

René Descartes