En la caridad nunca existe el exceso.

Anatole France