El hombre más noble es digno, pero no orgulloso.

Confucio