Los que usted compra, no valen un comino, porque siempre habrá alguien capaz de ofrecerle más.

Ayn Rand