Siempre ha sido verdad que el amor no conoce su hondura hasta la hora de la separación.

Khalil Gibran