Los niños comienzan por amar a sus padres; después de un tiempo comienzan a juzgarlos; raramente, si alguna vez, los perdonan.

Oscar Wilde