Cada uno tenía su pasado encerrado en él como las hojas de un libro que él conocía de memoria; y sus amigos solo podían leer el título.

Virginia Woolf