La discreción en las palabras vale más que la elocuencia.

Francis Bacon